Herramientas para la participación adolescente

Tamaño del texto
  • Texto más grande
  • Tamaño normal
  • Texto más pequeño
Home Kit 1
Presentación

Uno se puede preguntar por qué es necesario producir un material específico sobre la adolescencia y sus derechos y, en particular, por qué centrarse especialmente en el derecho a la participación. El motivo de fondo para UNICEF es contribuir a revertir la negligencia que históricamente se ha cometido al desconocer, mal conocer o no reconocer a la adolescencia en su acepción constructiva.

A los adolescentes les corresponden los derechos que todo ser humano tiene y, además, por ser menores de 18 años, los de la Convención sobre los Derechos del Niño, a modo de plus de protección. Sin embargo, los adolescentes no son niños ni tampoco son adultos. Son personas que están en una determinada etapa de la vida, forjada de singularidades que la distinguen de las demás.

Seguir concibiendo la adolescencia como sinónimo de problema responde a una visión obsoleta y discriminatoria, para no decir simplista y gravemente estigmatizadora. Cuando se respetan y canalizan positivamente el potencial, la creatividad y las inquietudes propios de la adolescencia, se generan nuevas perspectivas hacia modelos sociales más justos e igualitarios. La manera como los adolescentes enfrenten sus propios desafíos de crecimiento, así como los parámetros de pensamiento y comportamiento que adquieran, incidirá en su presente y moldeará su futuro como adultos. Centrarse en la adolescencia es esencial, entonces, para el progreso social y económico y para el fomento de sociedades democráticas.

Hablar de los derechos de los adolescentes obliga a reconocerlos como ciudadanos, como personas capaces de expresar sus puntos de vista y de tomar decisiones sobre las cuestiones que los afectan. Será necesario, pues, crear nuevas alianzas entre adultos y adolescentes, con el fin de que las voces de los adolescentes sean escuchadas y consideradas seriamente. Parte de esta tarea consiste en que la sociedad en pleno conozca cuáles son los derechos a los que nos referimos y en contar con instrumentos prácticos que ayuden a defenderlos y a ejercerlos. La apuesta de UNICEF es aplicar la filosofía de la participación como un marco conceptual de referencia y avanzar en el ejercicio de la democracia como estrategia. Ésta es la finalidad del proyecto Herramientas para la participación adolescente, que consiste en cinco paquetes de materiales sobre los temas:

  • Adolescencia y derecho a la participación.
  • La participación adolescente en el ámbito educativo.
  • Habilidades para la vida y la salud.
  • La relación de los adolescentes con las autoridades policiales y judiciales.
  • El arte y la cultura como medios de expresión adolescente.

Cada kit se compone de una guía para el uso de adultos facilitadores y un cortometraje pensado especialmente para público adolescente:

  • La guía brinda información y estrategias de trabajo para desarrollar con profundidad la temática referida a los derechos contemplados en cada volumen. Es la herramienta informativa y educativa que induce a la reflexión y permite el desarrollo de habilidades (en adultos y adolescentes). Contiene información de UNICEF sobre los derechos de la adolescencia, descripción de dinámicas grupales y, de forma específica en la primera, un desarrollo conceptual sobre el juego.
  • La función del cortometraje es actuar como disparador para captar la atención de los adolescentes y conseguir, con las propuestas contempladas en la guía, involucrarlos en la discusión, el aprendizaje y la expresión de opiniones acerca de temas que les incumben. Es la herramienta cuestionadora, el gancho para persuadirlos (también a los adultos).
  • Cada película plantea una situación de la vida cotidiana con la que cualquier adolescente se puede identificar o reconocer. El estilo humorístico del guión permite desdramatizar aspectos que frecuentemente son concebidos como problemas y, por la amplitud y flexibilidad con que fue creado, evita los juicios de valor que inducen a resoluciones únicas. El argumento se centra en una historia sencilla que da pie a la eventual profundización de los temas de la guía.

El contenido de este primer paquete de materiales, “Adolescencia y participación”, constituye el eje conceptual que atraviesa todo el proyecto y sienta las bases de una propuesta metodológica para abordar las demás temáticas. Por este motivo, es condición leer y aplicar el kit 1 antes que los demás. La idea es que la participación adolescente en la construcción de las respuestas no es sólo un avance democrático, sino que se ha convertido en una necesidad que cobra sentido como medio y como fin en sí misma.

En Uruguay existe una tendencia al autoritarismo (entendido como uso subjetivo del poder) sustentada por una conjunción de factores: una aplastante mayoría de población adulta, la ausencia de políticas y servicios para la adolescencia y la vigencia de patrones conservadores en el funcionamiento social. En el polo opuesto estaría la actitud paternalista, que impide igualmente a los adolescentes disfrutar de sus derechos y de su modo de ver la vida. Consecuencia o no de ello, prevalece una percepción de los adolescentes que los considera como poco receptivos o apáticos, y que sólo legitima a aquellos que asumen una postura adulta, los que no atentan contra el statu quo.

Por otro lado, con el fin de validarse ante los mayores, algunos adolescentes adoptan actitudes y discursos que no les son propios y que corresponden a cánones adultos. Es decir que, o bien se ignora el mundo adolescente en su dimensión constructiva y específica, o se lo estigmatiza asociándolo a determinadas problemáticas. Ante esto, es preciso cuestionar los distintos roles etiquetados que asumen tanto adolescentes como adultos en la sociedad y propiciar canales para su análisis y discusión en pro de generar un nuevo vínculo.

UNICEF apunta con esta propuesta al avance en la promoción efectiva de la participación de los adolescentes en sus hogares, escuelas y comunidades. Se trata de crear oportunidades para que los adolescentes no sean sólo competentes, sino miembros comprometidos y sensibles de la sociedad.