Herramientas para la participación adolescente

Tamaño del texto
  • Texto más grande
  • Tamaño normal
  • Texto más pequeño
Home Kit 3 Capítulo III Cuestiones de género
E-mail Print

Cuestiones de género

  • A diferencia del sexo, que es una categoría biológica, el género es una categoría social que permite analizar las prácticas, el manejo del poder y los roles asignados, aprendidos y asumidos por el varón y la mujer en distintas esferas de la vida, incluida la sexualidad.

  • Roles de género son los papeles y las prácticas asignados a varones y mujeres, compartidos por una determinada cultura. Se aprenden e internalizan en el proceso de socialización.

  • Tanto se internalizan estos roles, que se nos presentan como naturales, aunque no lo son. Los aprendemos y podemos modificarlos siempre que seamos capaces de reflexionar críticamente sobre ellos.

  • Los roles asignados a la mujer y el varón varían según el tiempo y las culturas. Actualmente, en las sociedades occidentales, coexisten personas que cumplen los roles tradicionales y otras que los han flexibilizado.

  • Las relaciones de género resumen la forma de vincularse con el propio género y con el opuesto, pautada por los roles asignados y asumidos cultural y socialmente. Se basan en la desigualdad de derechos, obligaciones y oportunidades, la desigualdad de poder y de control sobre los recursos económicos (desigualdad de género), que tiene directas repercusiones en la esfera privada, incluido el ejercicio de la sexualidad.

  • Los estereotipos de género refieren a los modelos de varón y de mujer en cada cultura. Se aprenden desde muy temprana edad a través de juegos, conversaciones, papeles transmitidos por la familia, las instituciones educativas, los medios masivos de comunicación y las estructuras sociales en general.

  • El género devela y permite comprender las asimetrías y jerarquías en las relaciones sociales, las cuales generan una distribución desigual del poder, el manejo de los recursos económicos y las oportunidades que —en sociedades como la nuestra—ponen a las mujeres en desventaja.

  • La equidad de género busca contrarrestar las profundas desigualdades entre varones y mujeres. A través de la negociación se procura llegar a acuerdos más equitativos, que satisfagan el punto de vista de ambos géneros en las distintas situaciones de la vida cotidiana.

  • Las condicionantes de género tienen fuertes implicaciones en la salud sexual y reproductiva de mujeres y varones. Afectan, por ejemplo, prácticas como la anticoncepción, la prevención de infecciones de transmisión sexual, la negociación en el uso del preservativo y el cuidado del cuerpo propio y el de la pareja.

  • Un ejemplo de estas condicionantes es que con frecuencia el varón tiene sus primeras relaciones sexuales en forma precoz, sin información adecuada, sin libertad de opción, debido a presiones sociales, lo cual puede tener elevados costos emocionales y físicos.

  • En el caso de la mujer, la inequidad de género se manifiesta en exigencias mayores que las que se le plantean al varón. Por ejemplo, la sociedad suele tolerar que el varón cambie de pareja, pero exige fidelidad a la mujer.

  • Es preciso educar para que los varones, al igual que las mujeres, vivan su sexualidad de forma plena y responsable. Ello implica involucrarlos en la reflexión y la toma de decisiones acerca del placer, el afecto, la anticoncepción, el embarazo, las infecciones de transmisión sexual y el acceso a los servicios de salud, entre otros.

Adaptado de Iniciativa Latinoamericana: La estrategia lúdica: juegos didácticos para abordar la afectividad y la sexualidad en el aula y la comunidad.