Herramientas para la participación adolescente

Tamaño del texto
  • Texto más grande
  • Tamaño normal
  • Texto más pequeño
Home Kit 1 Capítulo IV Categorías impensables o categorías locas
E-mail Print

CATEGORÍAS IMPENSABLES O CATEGORÍAS LOCAS

Finalidad: Que los adolescentes y los adultos jueguen creando (al estilo Borges con la enciclopedia china) categorías “impensables” o “locas” sobre los tipos de adolescente, los tipos de adulto y los posibles tipos de relaciones, a fin de desestructurar la idea de que las categorías existen en forma preestablecida y fija.
Tiempo estimado:
40 minutos.
Materiales:
Fotocopias del texto de Jorge Luis Borges.

Propuesta de desarrollo:

a) Dividir el grupo en subgrupos de adolescentes por un lado y adultos por otro, y entregar a cada subgrupo una fotocopia con el siguiente texto:

La enciclopedia china imaginada por Jorge Luis Borges divide a los animales según las siguientes categorías:

a) pertenecientes al emperador,
b) embalsamados,
c) amaestrados,
d) lechones,
e) sirenas,
f) fabulosos,
g) perros sueltos,
h) incluidos en esta clasificación,
i) que se agitan como locos,
j) innumerables,
k) dibujados con un pincel finísimo de pelo de camello,
l) etcétera,
m) que acaban de romper el jarrón,
n) que de lejos parecen moscas.

b) Pedir a los subgrupos de adultos y a los de adolescentes que, inspirados en la enciclopedia china de Borges, imaginen y escriban “categorías locas” para clasificar a los adolescentes, a los adultos y a las relaciones entre los adultos y los adolescentes. Poner en común las categorías de todos los subgrupos.

c) El facilitador, a partir de los conceptos que aparecen en “Ordenar, clasificar y vigilar”,11 puede introducir una reflexión sobre para qué sirven las categorías o el peligro de las categorías intermedias.

Otras posibilidades:

• Que no haya puesta en común, sino que los subgrupos de adultos y adolescentes intercambien sus producciones y las lean en los subgrupos. En este caso, el facilitador tampoco incita una reflexión final sobre el tema.

> Muchas veces se debe tener cuidado de que el exceso de ambición no termine jugando en contra de lo que en principio uno se propone. Este ejercicio, que en su primera parte requiere y habilita el uso de una gran cuota de humor y libertad de expresión para crear las “categorías locas”, es un buen ejemplo de que quizás convenga “dejarlo ahí” (simplemente en la creación y el intercambio de las categorías imaginadas). Allí está la fuerza desestructuradora de las categorías como fijas y ya dadas, y es en el juego de crear las “impensables” que se aprende que toda categoría es una construcción discutible.

> La reflexión final desde un abordaje académico puede llegar incluso a debilitar la fuerza de ese aprendizaje.

11 Este material se encuentra en el capítulo II.