Herramientas para la participación adolescente

Tamaño del texto
  • Texto más grande
  • Tamaño normal
  • Texto más pequeño
Home Kit 1 Capítulo IV Para medir las competencias afectivas de los adolescentes en relación con los adultos
E-mail Print

PARA MEDIR LAS COMPETENCIAS AFECTIVAS DE LOS ADOLESCENTES EN RELACIÓN CON LOS ADULTOS

Finalidad: Que se rían un poco de los adultos y se queden pensando.
Tiempo estimado:
10 minutos.
Materiales:
Fotocopias del test, lápiz y sentido del humor.

Propuesta de desarrollo:

A continuación encontrarás planteadas una serie de situaciones que pueden darse cuando un adulto intenta relacionarse contigo. Pon una cruz al lado de aquellas que te ocurran a menudo:

No entiendo por qué tengo que reírme de los chistes que no me hacen gracia. …

No me gusta que me toque sin mi permiso, como si fuera un nene. …

Detesto que me explique una y otra vez las cosas que ya sé, como si fuese estúpido. …

Me molesta tener que estar todo el tiempo diciendo “sí, sí, ya entendí”. Si no contesto, es porque entendí. …

A veces parece que está esperando que uno le diga “qué buen padre que sos” o pavadas por el estilo. Me parece que en el fondo es un inseguro. …

Cuando estoy con mis amigos nos viene a aburrir con su charla, como si nosotros no tuviésemos nuestros propios temas para hablar. Por otra parte, ni siquiera conoce los nombres de muchos de ellos. …

Se molesta cuando lo llamo pelado. ¿Qué pasaría si supiera que entre nosotros le decimos el Fantasma? …

En general no parece alegrarse demasiado cuando uno le habla bien de otros padres o colegas. …

¿QUIÉN ENTIENDE A LOS ADULTOS?

Otras posibilidades:

• Se puede trabajar en grupo o subgrupo y que los adolescentes añadan nuevas situaciones a la lista.

> La reflexión posterior que provoca un abordaje humorístico es muchas veces más efectiva que la que resulta de un abordaje académico, pues toca de otra manera las emociones y, por lo tanto, la comprensión.

> Pretender que los adolescentes se rían de ellos mismos no parece un ejercicio demasiado adecuado, por lo menos para las etapas más tempranas.