Herramientas para la participación adolescente

Tamaño del texto
  • Texto más grande
  • Tamaño normal
  • Texto más pequeño
Home Kit 1 Capítulo IV Posturas corporales
E-mail Print

POSTURAS CORPORALES

Finalidad: Reflexionar sobre la actitud corporal del adulto en el momento de establecer un vínculo y favorecer la inclusión del cuerpo en los diversos contextos.
Tiempo estimado:
Una hora y media.
Materiales:
Es conveniente tener un equipo de música, ya que la música puede obrar de fondo o ser parte de la actividad.

Propuesta de desarrollo:

a) Los integrantes se ponen a caminar. A determinada señal (detención de la música) congelan el movimiento y quedan en posición de estatua. Se repite hasta lograr niveles de distensión.

b) Se vuelve a caminar y se solicita congelar el movimiento en postura alegre, luego de enojo, etcétera. Al caminar nuevamente eligen un gesto personal que se congela ante cada detención. Se repite las veces necesarias, hasta que todos hayan podido observar las diferentes posturas.

c) Mientras caminan, se invita a pensar en un gesto, en una actitud que adopten de manera frecuente frente a los adolescentes. Al detenerse, presentan la postura elegida. Se repite varias veces, tratando de registrar las posturas de los otros.

d) En plenario o en subgrupos (si son muchos participantes), se comenta la experiencia. A modo de ejemplo: ¿Qué les pareció? ¿Qué vieron en los demás? ¿Qué descubrieron en cada uno? ¿Cuánto inciden nuestras posturas corporales en nuestro relacionamiento? ¿Cuál es nuestra actitud corporal al momento de poner límites?

Otras posibilidades:

• Los pasos son similares a la propuesta descrita, salvo que en ésta, después de unos segundos en posición estática, cada participante realiza un movimiento de acuerdo con la postura consignada (alegre, de enojo), Si se ha logrado trabajar sobre las posturas individuales, sería conveniente reflexionar sobre los efectos de las diferentes posturas, sobre situaciones concretas en que los cuerpos se posicionan: poniendo límites, siendo afectuosos, etcétera.

• Se puede hacer en parejas, en tríos y luego en situaciones que los mismos participantes van construyendo.

> La acción simultánea de todos evita la exposición individual y permite ir tomando confianza y perder la rigidez inicial.

> En la medida en que los participantes van hablando y entrando en clima, se llega a las posturas sobre las que interesa reflexionar; por eso hay que respetar los tiempos y no apurarse.

> La música, al ser parte de la actividad, puede dinamizar y ordenar a la vez. Mientras suena, caminan; cuando se detiene, congelan el movimiento.

> Es conveniente dar un marco, una introducción al trabajo corporal y un cierre, pues el adulto se pone a la defensiva con este tema.

> Si la actividad generó movimientos, impactos fuertes, es necesario volver a ella. No es conveniente dejarla en el aire.