Herramientas para la participación adolescente

Tamaño del texto
  • Texto más grande
  • Tamaño normal
  • Texto más pequeño
E-mail Print

EL SOBRE

Finalidad: Reflexionar acerca de la actitud de los adultos a la hora de establecer vínculos con los adolescentes. Favorecer la inclusión corporal y por lo tanto analizar desde allí la relación con los adolescentes.
Tiempo estimado:
Una hora y media.
Materiales:
Un sobre por persona, con una consigna escrita en el exterior y un papel con otra consigna en el interior, y lápiz.

Propuesta de desarrollo:

a) Responder en forma individual a la consigna exterior del sobre:

Elige entre las presentes categorías grupales aquella con la cual te sientes más cómodo en el momento de trabajar con adolescentes y márcala con un signo positivo. Elige aquella de tu menor agrado y márcala con un signo negativo: tranquilos… conflictuados… hiperactivos… violentos… desmotivados… motivados… otros (especificar)…

b) Juntarse en parejas, intercambiar los sobres y extraer la consigna del interior del sobre del compañero:

Piensa cómo representarías corporalmente las dos opciones (positiva y negativa) que eligió tu pareja cuando respondió la primera consigna.

c) Cada pareja representa entre sí las positivas (no para todos) y el facilitador invita a reflexionar sobre lo acontecido. ¿Se condice la postura con la consigna? El compañero que había escrito corrige, de ser necesario, al que adoptó su postura. Se discute en torno a lo que dicen los cuerpos en cada caso.

d) Siguen las parejas presentando las posturas intercambiadas, pero ahora para todos, y las correcciones son grupales. Se reflexiona sobre lo trabajado. A modo de ejemplo: ¿Qué vivieron? ¿Qué sintieron? ¿Qué percibieron de las distintas posturas? ¿Qué descubrieron? ¿Cómo les quedaba la postura elegida? ¿Se vieron reflejados en alguna de ellas? ¿Cómo lo vinculan a la cotidianidad, al vínculo con los adolescentes?

Otras posibilidades:

• El sobre tiene en la parte exterior una imagen corporal o, en su defecto, una palabra que dé cuenta de una postura: aburrido, pensativa, triste…

• En el primer paso se adopta la postura que marca la imagen o la palabra que está fuera del sobre.

• En el segundo, se sigue la consigna interior, que plantea representar las posturas que se adoptan para marcar un límite, para recibir al grupo, para proponer, para apaciguar los ánimos, para acercarse, para marcar distancia, etcétera.

> La actitud corporal refleja con mucha claridad lo que se dice. Por eso, las devoluciones orales que se hagan de la postura deben ser previas a cualquier justificación o explicación de quien la adopta.

> La exposición corporal genera ciertas inhibiciones. En consecuencia, conviene animar previamente, a los efectos de que la adopción de las posturas sea lo más libre posible.

> Pueden darse situaciones que impacten tanto a quienes representan como a quienes observan. Por ejemplo, alguien con un discurso muy abierto puede aparecer con una postura autoritaria o viceversa.

> Según lo que surja del intercambio, será necesario rearmar nuevas intervenciones que tengan que ver con la actitud corporal; por ejemplo, si han aparecido elementos contradictorios entre el discurso y la práctica, si se advierten temores a los acercamientos afectivos u otros.

> Habrá, pues, que elegir por dónde abordar las siguientes instancias. Puede ser a través de situaciones cotidianas que, a manera de juego de roles, obren como disparador de nuevas situaciones.