Herramientas para la participación adolescente

Tamaño del texto
  • Texto más grande
  • Tamaño normal
  • Texto más pequeño
Home Kit 1 Capítulo IV El rol del facilitador
E-mail Print

EL ROL DEL FACILITADOR

Finalidad: Reflexionar sobre las fortalezas y debilidades como adultos facilitadores y sobre las complejidades del rol.
Tiempo estimado:
El que cada uno personalmente necesite. Para la dinámica de preguntas: una hora.
Materiales:
Texto “El lugar del adulto en los procesos de participación”.

Propuesta de desarrollo:

a) Leer el texto en forma individual o en pequeños subgrupos.

b) Teniendo en cuenta que el rol del facilitador es una construcción viva, con avances y retrocesos, y que todos somos diferentes, pensar cuánto se tiene ya construido en el plano de las acciones respecto a las dimensiones que aparecen en el texto, y cuánto quedaría por recorrer.

c) Reconocer las mayores fortalezas y las mayores debilidades en cuanto al rol (alegrarse de las primeras y no preocuparse por las últimas, ya que, como se ha dicho, todo rol es fruto de una construcción y siempre se está a tiempo).

d) Buscar ejemplos de actuaciones en que se haya quedado satisfecho de cómo se desempeñó el rol. Otras posibilidades:

Otras posibilidades:

• Leer el texto en pequeños subgrupos y formular preguntas sobre los aspectos del contenido que presenten dudas. El facilitador recoge las dudas y entre todos se elaboran respuestas (abiertas y flexibles).

> El carácter de construcción ética en perpetua revisión, propio de cualquier rol que desempeñan los seres humanos en relación con otros, hace fundamental evitar las miradas desde una cultura de rasgos. Es decir, se debe evitar partir de una lista de características preestablecidas por fuera del tiempo y el espacio acerca de lo que un buen facilitador es y mirarse en ella como en un espejo, llenándose de frustración frente a la distancia entre lo que se es y lo que se debería ser.

> Una mejor opción es sustituir el verbo ser por el verbo hacer y, en lugar de preguntarse “¿Soy un buen o mal facilitador?”, preguntarse “¿Cómo estoy haciendo las cosas?”.

> Al reflexionar sobre el accionar, uno puede proponerse simplemente hacer las cosas mejor.