Herramientas para la participación adolescente

Tamaño del texto
  • Texto más grande
  • Tamaño normal
  • Texto más pequeño
Home Kit 1 Capítulo IV Tarjetas preguntonas
E-mail Print

TARJETAS PREGUNTONAS

Finalidad: Conocer la opinión de los adolescentes en torno al mundo adulto. Facilitar el intercambio de opiniones entre adolescentes y la aparición de temas de su interés. Trabajar cualquier tipo de temática a través de preguntas disparadoras.
Tiempo estimado:
Una hora.
Materiales:
Un dado. Fotos sugestivas de revistas, pegadas en cartulina y con una pregunta atrás. Tarjetas con sentencias; a modo de ejemplo: “Todos los jóvenes son unos vagos”, “Seguro que son malandros”, “Mirá ese con la caravana, parece…”, “Los que se juntan ahí son unos drogadictos”, “Aquellos son planchas”, etcétera. Tarjetas con preguntas; a modo de ejemplo: “¿Con qué tipo de persona adulta te relacionás mejor?”, “¿Cuáles son sus características?”, “¿Cómo reaccionás cuando un adulto te prohíbe algo?”, “¿Con qué adulto te gusta relacionarte?”.

Propuesta de desarrollo:

a) Formar un mazo de cartas con 40 tarjetas con preguntas, afirmaciones o situaciones descriptivas que hacen al vínculo adulto-adolescente.

b) Formar subgrupos de no más de ocho integrantes.

c) Un subgrupo lanza el dado y en función del número que sale se cuentan las cartas y se saca una a la que el subgrupo trata de responder. Los otros subgrupos pueden discutir la respuesta, opinar o complementarla con otro tema relacionado. Cada subgrupo va lanzando el dado en forma alternada y respondiendo.

d) El facilitador incluye preguntas que puedan cuestionar o ampliar las respuestas dadas y sintetizar algunos de los elementos. A modo de ejemplo: “¿Qué descubrieron de nuevo?”, “¿Qué otras características aparecen?”, “¿Cómo viven su relación con el mundo adulto?”,“¿Qué reclamos hacen?”, “¿Qué aspectos repiten en la relación con sus compañeros?”.

Otras posibilidades:

• Puede haber un subgrupo que falle sobre las preguntas, una especie de jurado. Esto lo convertiría en algo así como un torneo del saber.

> En grupos que no están acostumbrados al debate, es conveniente que el facilitador esté más atento para poder apoyarlos.

> A fin de potenciar la riqueza del debate y el ordenamiento de la discusión, es aconsejable no darle carácter competitivo. Por eso hay que ser muy cuidadoso con la variación sugerida.

> Las preguntas abiertas, así como las situaciones cotidianas de final abierto, disparan muchas, rápidas y variadas respuestas, lo cual favorece la aparición de temas de interés y el intercambio de opiniones.

> Es necesario planificar el abordaje de los elementos que van surgiendo, como los conflictos con el mundo adulto, o entre los adolescentes.