Herramientas para la participación adolescente

Tamaño del texto
  • Texto más grande
  • Tamaño normal
  • Texto más pequeño
Home Kit 1 Capítulo IV Joaquín y los adultos que lo rodean
E-mail Print

JOAQUÍN Y LOS ADULTOS QUE LO RODEAN

Finalidad: Lograr, a través de un ejercicio de empatía o descentración, ponerse en el lugar del otro y entender el por qué de sus formas de actuar. A partir del análisis, conceptualizar las relaciones que predominan entre adultos y adolescentes.
Tiempo estimado:
Una hora y media.
Materiales:
Video El ropero y pizarra o papelógrafo.

Propuesta de desarrollo:

a) Ver el video y pedir al grupo que registre qué personajes adultos interactúan con Joaquín a lo largo del relato, cómo actúan Joaquín frente a ellos y ellos frente a Joaquín.

b) Hacer una lista de los personajes y anotar al lado de cada nombre la descripción de los comportamientos. Por ejemplo: “Madre: lo obliga a levantarse, le dice que va a poder salir si acompaña al tío a buscar el ropero…”, “Joaquín: intenta resistirse a acompañar al tío…”, etcétera.

El resultado puede registrarse en el pizarrón en un cuadro del siguiente estilo:

c) Pedir a los adultos que se pongan en el lugar de Joaquín e intenten explicar por qué actúa como actúa con relación a los adultos. Pedir a los adolescentes que se pongan en el lugar de los adultos e intenten explicar por qué actúan como actúan frente a Joaquín.

d) A partir de la descripción y el análisis anterior, caracterizar el tipo de vínculo adulto-adolescente que se desprende del relato al estilo:

Los adultos ......................... frente a lo cual los adolescentes ........................................

Los adolescentes ......................... frente a lo cual los adultos ........................................

Otras posibilidades:

Entrar a trabajar con el contenido del video por una puerta totalmente diferente: la de las emociones provocadas en adultos y adolescentes por las actitudes del otro. Para ello, después de mirar la película, plantear la siguiente consigna (que pretende la expresión de los sentimientos):

Para los adultos: ¿Qué actitudes de Joaquín, solo o en relación con los adultos, les encantaron, cuáles les molestaron, cuáles los exasperaron, cuáles les causaron ternura, cuáles les hicieron reír, y en todos los casos, por qué?

Para los adolescentes: ¿Qué actitudes de los adultos respecto a Joaquín les provocaron rabia, los dejaron indiferentes, les hicieron gracia, les parecieron correctas, injustas o ridículas, y por qué?

> Ninguna dinámica puede planificarse de forma rígida previendo todo lo que va a ocurrir. No obstante, el rol del facilitador exige la suficiente flexibilidad y habilidad para poder introducir con naturalidad aquellos elementos que considere fundamentales y que no surjan espontáneamente.

> A modo de ejemplo: en la primera opción de esta dinámica, el facilitador puede pensar de antemano una serie de características —que deberían figurar en la síntesis final— con el objetivo de introducirlas en caso de que no aparezcan, como el adulto piola, la aproximación a los adolescentes por comparación con la propia época, etcétera.

> En la segunda opción, el análisis seguramente será más desordenado, pues se irá dando a medida que fluyan las emociones de adultos y adolescentes. Esto requerirá del facilitador una importante destreza para lograr que el resultado sea, al igual que en el primer caso, una caracterización conceptual del vínculo adulto-adolescente.

>Cuando se plantean dinámicas interactivas horizontales entre adultos y adolescentes, el facilitador procurará superar las posibles resistencias que surjan de ambas partes: el temor de los adultos a perder el lugar de autoridad y cierto descreimiento de los adolescentes en cuanto a que la relación pueda llegar a ser realmente horizontal.