Herramientas para la participación adolescente

Tamaño del texto
  • Texto más grande
  • Tamaño normal
  • Texto más pequeño
Home Kit 1 Capítulo II Tener buena memoria es cosa seria
E-mail Print

Tener buena memoria es cosa seria

Uno nunca sabe por qué, algunas vivencias de la niñez o de la temprana adolescencia quedan grabadas en la memoria y se mantienen vivas y resignificadas, y en cambio tantas otras experiencias resultan irrecuperables.

Recuerdo que estaba jugando en casa de una amiga cuando llegó de visita la hermana mayor con su marido, casados hacía poco tiempo. Alejo, que a mí me resultaba “grande” y muy atractivo, se me acercó y me preguntó: “Y vos, ¿qué edad tenés?”. A lo que yo le contesté muy seria: “Tengo diez”.

Lo que por alguna razón ha quedado grabado en mi memoria es el sentido que en ese momento tuvo para mí ese “tengo diez”. Yo le estaba diciendo: soy una mujer, tengo pensamientos y opiniones propias, discrepo con los adultos, soy una dura jueza de muchas de las cosas que veo a mi alrededor, lo que digo y hago es importante, y además… frente a ti, que me resultás atractivo, me siento una mujer. No creo necesario aclarar que yo era una niña común y corriente, entrando en la adolescencia, ni más avispada ni más precoz que otras.

Este recuerdo ha tenido una gran importancia en mi vida y ha marcado fuertemente mi modo de relacionarme con los adolescentes. Si a los diez años yo ya me sentía una mujer, ¿cómo no reconocer (ahora como adulta) a los adolescentes como seres sensibles y pensantes, con ideas y opiniones fundadas, dignos de ser escuchados con respeto y con muchas experiencias valiosas para aportar?