Herramientas para la participación adolescente

Tamaño del texto
  • Texto más grande
  • Tamaño normal
  • Texto más pequeño
Home Kit 1 Capítulo II Ronda de platos
E-mail Print

RONDA DE PLATOS

Finalidad: Partiendo de las preguntas de los participantes, poner al descubierto el sentir colectivo con opiniones y sensaciones sobre la propia adolescencia. Comparar con las imágenes que los adultos tenemos de los adolescentes hoy.
Tiempo estimado:
Una hora.
Materiales:
Un plato de cartón o similar y un marcador por participante.

Propuesta de desarrollo:

a) Formar una rueda y entregar un plato de cartón y un marcador por persona. Cada uno escribe en su plato una pregunta que refiera a su etapa como adolescente. A modo de ejemplo: ¿Cómo era mi relación con mis padres? ¿Cómo era mi relación con otros adolescentes? ¿Qué le reclamaba al mundo adulto?

b) Pasar su plato al compañero de la derecha y agregar en el plato que se recibe otra pregunta diferente del mismo estilo. Volver a girar los platos a la derecha, y en el plato que se recibe contestar las dos preguntas. Nuevo giro para nuevas respuestas a las preguntas o complemento a las respuestas que ya están.

c) En plenario, colectivizar los elementos que llamaron la atención de las preguntas y las respuestas, y relacionarlos con los actuales adolescentes buscando similitudes y diferencias.

Otras posibilidades:

• Mezclar con las preguntas y respuestas, frases o temas musicales bailables de su época adolescente.

• Ambientar el lugar con una mesa tendida, platos y una evocación de la adolescencia propia, buscando situar a los presentes en aquel momento. A través de un recorrido mental que lleve a la edad, sacar a la luz qué es lo quemás recuerdan, qué les molestaba, cómo se relacionaban con los adultos.

> En todo plenario o puesta en común es conveniente sintetizar y ordenar el tipo de opiniones que aparecen.

> Siempre hay más de un posible orden para hacer las cosas; sea cual sea la opción que se elija, seguramente tendrá algunas ventajas y algunos inconvenientes.

>Una posibilidad es ir anotando todas las respuestas en el orden en que se lean y luego discutirlas una a una, lo que permitirá que todos se expresen. La otra es profundizar de inmediato en las respuestas que generen mayor interés. El riesgo es que queden preguntas sin respuestas o mal tratadas.

>Si se logra visualizar con un espíritu crítico y abierto la época adolescente, es posible enlazar los elementos que molestaban en aquella relación con los que se tiende a repetir ahora en el vínculo con los adolescentes.

> El rol del facilitador es fundamental para guiar la reflexión hacia los temas que pueden ser considerados claves. A modo de ejemplo: ¿Qué se puede transformar en la relación? ¿Qué elementos personales se deben trabajar? ¿Qué temores deben enfrentarse? ¿Es posible retomar los reclamos que hacen, desde otro lugar?