Herramientas para la participación adolescente

Tamaño del texto
  • Texto más grande
  • Tamaño normal
  • Texto más pequeño
Home Kit 1 Capítulo II ¿Cómo se recuerdan los adultos a sí mismos como adolescentes?
E-mail Print

¿CÓMO SE RECUERDAN LOS ADULTOS A SÍ MISMOS COMO ADOLESCENTES?

Finalidad: Resignificar la imagen que tenemos de los adolescentes de hoy, al compararla con la que recordamos de nuestra propia adolescencia, o con aquellos aspectos adolescentes que pensamos que perduran en nosotros.
Tiempo estimado:
Una hora.
Materiales:
Papel, lápiz y pizarra o papelógrafo.

Propuesta de desarrollo:

a) Cada adulto realiza individualmente una lista según la siguiente consigna:

Intenta evocar tus años adolescentes. Asócialos con una lista de por lo menos diez palabras y escríbelas en el orden que llegan a tu mente.

b) Cada adulto cuenta cuántas palabras de las anotadas traducen una imagen constructiva de su etapa adolescente, cuántas una imagen neutra y cuántas una imagen más bien negativa.

c) Poner en común las cantidades y reflexionar sobre los resultados. ¿Qué tipo de imagen predomina?

d) Hacer tres columnas en la pizarra (imagen constructiva, neutra o negativa) y colocar las palabras. En caso de repetirse palabras, poner una cruz a su lado. Trabajar con lo que haya quedado plasmado en la pizarra buscando coincidencias y discrepancias con las visiones circulantes sobre los adolescentes hoy, y reflexionar sobre ellas.

Otras posibilidades:

• Pedir que expresen, utilizando el soporte que quieran —oral, escrito (redacción, poema, cuento, etcétera), dibujo, expresión corporal, canto…— uno o varios aspectos adolescentes que sientan que perduran en ellos como adultos. Poner en común las producciones buscando que la tarea se lleve a cabo en un ambiente risueño y cálido.

• Trabajar sobre dos ejes de reflexión:
1. las razones por las cuales consideran que esos aspectos son adolescentes y
2. si éstos perduran, las causas que hacen que cueste tanto comprenderlos y aceptarlos en los adolescentes.

> En las dinámicas de evocación, el facilitador deberá estar atento a animar a los participantes a ir hacia atrás, lo que no resulta siempre sencillo, ya que sacar a luz elementos del pasado personal es siempre removedor.

> Conceptos como visiones circulantes sobre los adolescentes de hoy son también ambiguos y polivalentes, por lo que habrá que asumir su complejidad para que la dinámica dé lugar a las reflexiones y resignificaciones que se buscan.

> Tampoco se puede minimizar la importancia de los contextos, aunque debe ponerse atención para que las propuestas no se empobrezcan.

> Para trabajar con adultos sobre estos temas, a veces hay que aprovechar oportunidades que en cierto modo nos condicionan respecto a lo que se puede plantear.

> Si se reúne a un grupo de adultos que no se conocen ni tienen especial interés en hacer la dinámica, y no hay demasiado tiempo, quizás para disparar la reflexión funcione mejor pedirles que elaboren una lista, antes que plantearles, por ejemplo, que se expresen cantando.2

2 En el capítulo V se desarrollan algunos principios vinculados al proceso y a los encuentros. La lectura del principio de progresividad puede ser de utilidad al facilitador en la preparación de estas dinámicas.